Y tú, ¿te has preguntado quién eres?

Hace un tiempo atrás decidí emprender un largo camino de auto-conocimiento y esta gran pregunta ha sido mi punto de partida. Y yo,¿quién soy realmente?

Hace algunos días, un gran amigo y maestro me contó que la primera vez que se tomó en serio está pregunta, se dio cuenta de que casi no quedaba nada de sí mismo que no fuera producto de una identificación. Él comenzó a observarse un poco más a sí mismo: su forma de actuar, de pensar y de sentir. Fue así que descubrió una sorprendente verdad, que me he permitido experimentar por mi misma, así que me gustaría hablar de mi propia experiencia.

La primera vez que me pregunté realmente quién soy, comencé a tener más consciencia de lo que pienso, mi forma de hablar, de caminar, de levantarme por las mañanas, de sentir y de escuchar. Así noté que tengo ciertos hábitos: formas de pensar, de sentir y de actuar que se repiten una y otra vez, parecen seguir una forma fija... Profundizando un poco más, descubrí que estos hábitos ni siquiera me pertenecen tanto como había pensado. Resulta que he adoptado hábitos principalmente de mi familia de origen, mis padres y hermanos, así como también de mis amigos, mis maestros y varias personas que me acompañan... Y curiosamente descubrí que casi no queda nada de la verdadera Elina en mis hábitos y costumbres que estoy acostumbrada a repetir una y otra vez. Entonces, ¡¿quién soy realmente?!...Y esta pregunta, tomada en serio, contiene una sorprendente verdad: Ya casi no queda nada de ¨Elina¨ que no provenga de una identificación…

Esto no necesariamente significa algo malo, sino que si acepto que he adoptado formas de pensar, de sentir y de estar en el mundo que no son realmente propias, tal vez me puedo dar una nueva oportunidad para descubrir quién hay en mí, más allá de aquellos hábitos conocidos. Quizás más allá del yo y de las ideas, si nos observamos con paciencia y escucha, emerjan nuevas formas de pensar, de sentir y de actuar que nos son profundamente desconocidas. Porque la identidad, como lo dice su origen, - proveniente del latín: idem: lo mismo - es producto de nuestras identificaciones. Identificaciones con lo aprendido en nuestra familia de origen y con lo que a lo largo de nuestra vida hemos ido adoptando de aquellos con quienes nos encontramos.

Entonces, y tú, ¿te has preguntado quién eres? te invito a tomarte en serio esta pregunta. Sé, por propia vivencia, que la pregunta puede dar miedo, pero te prometo, querido amigo, que lo que puedes llegar a descubrir es infinito. Te ganas tu propia presencia, te regalas tu propio ser. ¿Hay algo más bonito que descubrir quiénes somos realmente? Tal vez la vida sea un viaje para descubrir realmente quién es esta voz que habla, estas manos que escriben y estos pies que caminan. Tal vez la vida, es una bonita invitación a ser plenamente aquello que verdaderamente somos.

Elina Grosso

Featured Posts
Próximamente habrá aquí nuevas entradas
Sigue en contacto...
Recent Posts
Archive
Search By Tags
No hay tags aún.
Follow Us
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square

Contacto:

elilugrosso@gmail.com  / +598 99 134 960 

  • Facebook icono social
  • Instagram